Enterrado en la Arena



En un día de verano cuando nuestros hijos están de vacaciones, el ir a la playa es una gran idea, disfrutar de la naturaleza, ver a nuestros niños jugar en la arena haciendo castillos, incluso hay quien le gusta hacer un gran agujero en la arena y entrar en el para ser enterrado por los demás niños. 

Todo esto suena muy bien, la mayoría hemos disfrutado de un día así y nuestra mayor preocupación es tener cuidado de que los niños no estén cerca del agua sin supervision. Pero recientemente surgió el caso del niño Nathan Woessner de 6 años, que disfrutaba como antes describí de un día de verano junto a sus padres y un amigo a las orillas del Lago Michigan. Nathan, su padre, y su amigo subieron a una duna de arena de 126 pies, cuando inesperadamente, Nathan fue tragado por la arena, el padre y sus acompañantes empezaron a tratar de desenterrar a Nathan, su madre pidió ayuda por teléfono y después de un par de horas las esperanzas de encontrar al niño con vida eran casi nulas.

 Milagrosamente después de estar enterrado por mas de tres horas a 11 pies de profundidad, los equipos de rescate pudieron sacarlo con vida. Hoy en día el niño afortunadamente se a recuperado casi en su totalidad.

 Este caso tuvo un resultado positivo, pero no todos son así de afortunados. En una investigación se encontró 52 casos similares en los Estados Unidos, Australia, el Reino Unido y Nueva Zelanda, de estos, 31 resultaron en muerte de la persona y el resto necesito de rescate y resusitación . La edades de las victimas de los casos reportados se encuentran entre 3 y 21 años, la media es de 12 años y el ochenta porciento fueron varones. Se cree que pueden haber mas casos que no son reportados.

 La mayoría de estos casos se debe a agujeros que las personas hacen y dejan abiertos, las victimas normalmente caen en estos agujeros y la arena colapsa sobre la persona sin dejar rastro de donde esta, lo que hace mas difícil su búsqueda por parte de los equipos de rescate. No en todas las playas se puede dar este tipo de problema, depende de la densidad de la arena, entre mas densa sea, es mas difícil hacer un agujero muy profundo. Esto no solo puede ocurrir en una playa, si no, como en el caso Nathan también puede ocurrir en lagos, cajas de arena para niños, y en construcciones.

 Que debemos hacer para que esto no ocurra? , Cuando estemos en la playa no hagamos agujeros mas hondos que el nivel de nuestras rodillas, eso va para los niños también, y si los hacemos mas profundos que eso, debemos de cubrirlos al terminar de jugar nuevamente con arena, para evitar así una desgracia a alguien mas.

 fuentes: abcnews.com 
foto: abcnews.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manualidades

Lugares Turísticos: Honduras

Las 7 peores cosas que puedes decirle a tus hijos